viernes, 22 de octubre de 2010

Hazaña

Se escuchan un par de crujidos, una especie de vagido, una vibración. Luego un arrastrar y chirriar de uñas y escamas. El héroe surge de la tiniebla con la cola del dragón sobre el hombro. ¿Dónde se lo dejo, alteza? Pregunta, con modestia, pero en un tono quizá algo desabrido.

Heartguitar

2 comentarios:

  1. papelylápiz23/10/10 0:49

    Me ha gustado mucho. Muy simbólico en muchos ambientes (política, empresa, hogar...), por la frecuencia de que, detrás de quien ostenta, hay alguien que le saca las castañas del fuego y le mantiene en el pedestal sin que parezca posible otro destino que su sentido del deber.
    El micro tiene fuerza expresiva, te traslada a la escena. Muy bueno

    ResponderEliminar
  2. Tu tono me desagrada, querido cuñado. Llévaselo a tu esposa, y dile que la espero esta noche en mis estancias, como siempre.

    ResponderEliminar