Publica tu relato en 280 y punto - Relatarium-

Escribe aquí tu relato y aparecerá en Relatarium. También puedes seguirnos y acceder desde Twitter y Facebook Podrás recibir comentarios de otras personas. No te olvides de firmarlo con tu nombre/pseudónimo. Por favor revisa las normas de Relatarium.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Adiós verano, adiós

Paula ha querido guardar sus recuerdos de verano en una caja de galletas, metálica y con dibujos.

A la noche, cuando le he preguntado qué había guardado en ella me ha respondido que era un secreto. Cuando el abuelo se ha puesto los auriculares de escuchar la radio, la nena se me ha acercado; y poniendo su boca en mi oído me ha explicado los tesoros que no quiere perder de este verano.

Ha ido recitando, con su mano haciendo pantalla para proteger sus palabras, una retahíla de frases entre las que tomaba aire, con cara de concentración. Creo que han sido estas: "Las muecas que he hecho con el niño holandés, las cosquillas de una ola en mi barriga, el frío de una gota de helado en mi pie, tus buenas noches con beso, el abrocharme las sandalias del abuelo, las arrugas de mis dedos tras los baños, la emoción de los castillos de arena perfectísimos, la luna escondida tras las nubes, el olor a mar con viento, el mirar del gato de tres colores que no se deja tocar, las carreras con el perro de los franceses y el sabor de la horchata del bar Gloria".

Guardaré la caja en su cuarto, que mira al mar, hasta el año que viene. Otro verano que se nos va.

Albada

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Otras realidades. El Secreto.

En la sala de espera nº 4 del Hospital psiquiátrico San Serénese Oiga, había 7 personas aguardando su turno, cada uno de ellos sumido en sus pensamientos y algunos dejando ver sin remedio los efectos secundarios de la medicación ingerida.

Tras un largo silencio absoluto, se abrió la puerta chirriando y todos vieron entrar en la sala a un perro mestizo ataviado con bata blanca que arrastraba por doquier y que saludó con voz grave dando los buenos días en perfecto castellano, además anunció con tono amable,que Prudencia Martín podía pasar después de que saliera Mariano Cosos y apuntó con una amplia sonrisa,que a los demás los irían llamando por orden de consulta. Con las mismas.giro sobre sus cuatro patas y salió de la sala con paso firme y tranquilo dirigiéndose a la consulta 2B.

Todos ellos quedaron ojipláticos y boquiabiertos, pero solo durante un instante,pues uno de los pacientes se puso en pié y dijo en voz alta: _He visto su pelaje y era de color verde césped...Todos se miraron con complicidad unos a otros y guardaron el secreto.

Carmine

Otras realidades. El Secreto.

En la sala de espera nº 4 del Hospital psiquiátrico San Serénese Oiga había 7 personas aguardando su turno, cada uno de ellos sumido en sus pensamientos y algunos dejando ver sin remedio los efectos secundarios de la medicación ingerida.

Tras un largo silencio absoluto, se abrió la puerta chirriando y todos vieron entrar en la sala a un perro mestizo ataviado con bata blanca que arrastraba por doquier y que saludó con voz grave, dando los buenos días en perfecto castellano, además anunció con tono amable, que Prudencia Martín podía pasar después de que saliera Mariano Cosos y apuntó con una amplia sonrisa,que a los demás los irían llamando por orden de consulta. Con las mismas,giro sobre sus cuatro patas y salió de la sala con paso firme y tranquilo dirigiéndose a la consulta 2B.

Todos ellos quedaron ojipláticos y boquiabiertos pero solo durante un instante, pues uno de los pacientes se puso en pié y dijo en voz alta: _He visto su pelaje y era de color verde césped...Todos se miraron con complicidad unos a otros y guardaron el secreto.

Car e