domingo, 19 de septiembre de 2010

Agua curativa

Gota a gota me devuelven la vida que se me escurre por las sábanas, vertiéndose en el suelo lentamente, fluyendo hacia el río dónde pescaba en mi infancia. Allí, sobre las piedras de mi pasado, me reencontraré con mi padre y lanzaremos la caña. Contemplando plácidamente el caudal transparente del río, me hablará otra vez sobre la vida que poco a poco se le escapa. Y yo podré decirle al fin "Te comprendo, papá. No hay mejor remedio que el agua"

Sara Lew


1 comentario:

  1. Saryle me encanta el ritmo con el que relatas.

    ResponderEliminar