miércoles, 29 de septiembre de 2010

En mitad de la noche.

Todos los miedos amanecen en mitad de la noche. Las dudas, las inseguridades, los dolores y sobre todo, emerge tu ausencia, impregnando el aire que respiro. Y me ahoga. Tu recuerdo, es una droga poderosa y yo soy una adicta confesa. Mi cerebro sólo se quedó con los besos, con las coincidencias mágicas, con la complicidad compartida.
Es hora de dejarte partir.
Damadeltablero.

3 comentarios:

  1. veintiuno29/9/10 22:14

    Es una buena idea. Ya es hora de desprenderse de aquello que nos hace daño, que emerge como un virus y nos hace dudar. Me gusta, damadeltablero. Esto ha sido un jaque, de los que avisan de algo superior.

    ResponderEliminar
  2. El recuerdo como adicción. Es un enfoque muy afilado. Un cuento que no se olvida.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, damadeltablero, intenso y bello.

    ResponderEliminar