domingo, 26 de septiembre de 2010

Hechicerí­a

Nunca pensaron los de la tribu que, después de una semana de festí­n comiendo carne de blanco, un cúmulo de desgracias caerí­a sobre ellos. El aire llegaba envenenado por una nube tóxica, la tierra quedó estéril, muchos decí­an que si hubieran sido políglotas habrían entendido lo que decí­an los hombres blancos, que probablemente les fueron a avisar de los peligros. Solo el hechicero callaba, sabí­a que todas las desgracias provenían de haberse olvidado de salpimentar el manjar.
RubiadeBote

7 comentarios:

  1. Muy bueno, Rubia. Es verdad que la carne blanca es bastante sosa...
    Has usado todas las palabras de la lista para crear un estupendo relato. Saludos

    ResponderEliminar
  2. veintiuno26/9/10 15:38

    Full credit.... rubia. Encima has conseguido solucionar los problemas de transcripción. Estupendo relato. La carne blanca, poco hecha y sin salpimentar.... tiene unos verdaderos efectos nocivos sobre el que la prueba. Estupendo relato.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sara y Veintiuno, no sabeis cómo valoro vuestros comentarios, siempre.
    Me alegro de vivir lejos de vosotros porque esos puntos suspensivos sobre la cata de carne blanca.......me dan miedo. Jajaja (es broma).

    ResponderEliminar
  4. Malditos hechiceros... siempre saben y siempre callan. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, muy bueno, aunque a alguna carne blanca le sentaría mejor una salsa agridulce, como al cerdo.

    ResponderEliminar
  6. estos hechiceros!!! claro que tiene que callar, pues si lo sabia y no avisó...pues eso, sal y pimienta!! la gula no les dejó ver más allá
    Rubia, muy creativa y sorprendernte, saludos

    ResponderEliminar
  7. Tagore12326/9/10 22:33

    Muy bueno Rubia, además usando TODAS las palabras... así me gusta: creatividad a tope. Un saludo

    ResponderEliminar