martes, 28 de septiembre de 2010

Laberinto

Ya no le resultaba ni gracioso ni entretenido. En cada cruce volvía a decidir ¿derecha o izquierda? Ninguna de las dos opciones le garantizaba la salida de aquel laberinto angustioso. Se sentía como un ratón de laboratorio. Atrapado y desorientado.La izquierda no le llevó a la salida, tal y como esperaba. La derecha, no tenía una salida para él. Desesperado, miró hacía arriba. Lo que vio, le llenó de horror. Un grupo de prohombres lo miraban, lo estudiaban y anotaban...¿Qué será de él?Damadtablr

1 comentario:

  1. veintiuno29/9/10 10:30

    Atrapado por el sistema, sin ninguna opción valida como horizonte más próximo. ¿Nuestra vida es propia?. Valiente reflexión dama. Muy bueno.

    ResponderEliminar