jueves, 23 de septiembre de 2010

Marcada a fuego

Sacó el hierro, caliente y rojo, del fuego. Lentamente lo acercó a su piel. Ella, tirada en el suelo, intentaba zafarse de las cuerdas que aferraban sus extremidades. Sus ojos se llenaron de miedo y en su cabeza rebotó el dolor cuando la marca siseó en su piel y humeó al aire. "Ya eres mia para siempre" dijo el vaquero entre dientes. Ella sólo pensó en la huida.

Tagore123


8 comentarios:

  1. ¡Anda que no! Y luego soy yo el que juega al equívoco, jajaja. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Tagore12323/9/10 20:41

    Me encanta el equívoco. Da muuuuucho juego.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Querida tagore, entre esta pobre vaquilla y la sardina del otro día, es que no vas a dejar bicho sano, jajaja, es bueno, divertido y bien cerrado. Además, consigues que se le pongan a una los pelos de punta, ;)

    ResponderEliminar
  4. tagore12323/9/10 22:57

    Mirina, cielo, es que siento un "amor" desenfrenado por los animales...... No te creas que no me he acordado de la pobre sardina, también marcada a fuego del calor de la parrilla...debe ser mi musa que está un poco salvaje últimamente.... no sé. Gracias por tu valoración, me da muuuuuchos ánimos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien sabe porque después de marcar una vaca, esta nunca se vuelve en busca de la venganza?
    Ella sólo pensó en la huida.
    Más tarde y mientras el vaquero dormía, Maruxa, la recién marcada, depositó una buena posta en el interior de una de sus botas

    ResponderEliminar
  6. Tagore12326/9/10 22:15

    @cormoran

    Jajajaja Cormorán, me encantaría que Maruxa se vengara de manera tan contundente.... jajajaj

    ResponderEliminar
  7. Tagore12326/9/10 22:17

    @jos� javier

    Jose Javier, todavía no ha matado a nadie, pero dale tiempo al vaquero de marras y vete tú a saber cuanto dura la vaca.

    ResponderEliminar