miércoles, 29 de septiembre de 2010

RESUMIENDO

SALPIMENTÉ mi vida con toda la fiereza de la que fui capaz, con toda la angustia de los seres efímeros.
Por eso, porque sabía que el reloj corría siempre en mi contra, me entregué con furia a la ambición, a la aventura, al amor y a la amargura.
Ahora, que llegó el tiempo de resumir, comprendo que confundí lo urgente con lo importante.
Ahora, que siento el frío del revolver en la sien, sé que solo no se puede sobrevivir.

Desasosegada


2 comentarios:

  1. veintiuno29/9/10 14:23

    El pensamiento atropellado por la acción. Has descrito perfectamente el recorrido de la euforia, hasta hacerse angustia y terminar en reflexión. Estupenda escena.

    ResponderEliminar
  2. Transmites muy bien la historia, puedo oír a tu personaje narrando sus pensamientos. Me gusta.

    ResponderEliminar