viernes, 22 de octubre de 2010

Cambio de Observador

El dolor es insoportable. Instalado en mi vida, no proviene de heridas ni de sufrimientos físicos. Comienza desde primera hora de la mañana y crece a medida que soy consciente de mi ser. Toda una vida de mediocridad es una pesada carga. Salgo a la calle y me pregunto cuantos habrá como yo, cabizbajos, amargados, tibios. Me inunda la compasión y lloro bajo la lluvia. Atisbo un sentido a mi existencia: que otros puedan soportar la suya. Me siento joven. Clarea. Mi corazón también.

Alsquare


7 comentarios:

  1. Tiene un comienzo claro y cristalino; el giro, hacia el final, confieso que no lo entiendo bien. Me gusta la última frase "mi corazón también (clarea)" pero no entiendo ese optimismo si se deriva de saberse tan lamentable que todos se sienten felices comparados con él. Es posible que no haya captado el núcleo de la cuestión.

    ResponderEliminar
  2. para mi le falta chicha, se queda en los sentimientos, sin bajar a la historia que hay detrás de ese sentir.

    ResponderEliminar
  3. Es un ejemplo perfectamente escrito, de la tan manida frase: "mal de muchos, consuelo de tontos", y es que el protagonista se siente mejor al consolarse por la mediocridad sentida e intuida en los demás. El no sentirse solo en su depresión le hace bien. Bien, Alsquare.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por vuestros comentarios e interpretaciones. De hecho habéis dado un vuelco al mr. Mi intención era reflejar como una persona puede estar encerrada toda su vida en su presente imposible -todo relatado en presente- y un acto cotidiano -la observación con interés de los demás- lo coloca en otro plano vital. No busca consuelo, sino que le ilumina la idea de que su vida gire en torno a que los demás no sufran por sus mediocridades.

    ResponderEliminar
  5. Me parece un gran relato, Alsquare. Que una persona encuentre el sentido de su existencia al pensar que puede ayudar a otras, tiene mucho calado y creo que mucha verdad. Y seguramente una persona que es consciente de su mediocridad, es menos mediocre que los que lo son y no son concientes de ello.

    ResponderEliminar
  6. @hawkLa maravilla de la lectura -y en general del lenguaje- es que por el hecho de expresar, las interpretaciones cobran vida propia. Independientemente incluso de la creación del autor. Todas son reales porque ya han creado vida en alguien. Gracias por tu sabio comentario.

    ResponderEliminar
  7. papelylápiz23/10/10 1:41

    Coincido con Hawk en cuanto al fondo, y con Juanxxi en cuanto a la forma. Un tema excelente, pero siempre es muy complicado lograr mucha fuerza en este formato. Pero me gusta.

    ResponderEliminar