jueves, 7 de octubre de 2010

Casualidad

Estamos frente a frente al fin, el primer encuentro, la hora de la verdad, sin excusas ni testigos, todo depende de nosotros. No se oye una palabra, se puede cortar la atmosfera con un cuchillo. Entonces el ascensor llega al tercero y ella se baja. No hemos vuelto a vernos nunca.

Heartguitar

10 comentarios:

  1. Heartguitar, un favor de amigo. Dame la dirección de esa casa que voy a hacer guardia en el ascensor. Me ha encantado este mr

    ResponderEliminar
  2. No me quiero repetir, pero... magnifica tensión implícita. Las frases cortas funcionan muy bien con eso. Algunas comas podrían ser puntos. Genial.

    ResponderEliminar
  3. papelylápiz7/10/10 13:16

    Magnífica descripción de un momento que creo que todos hemos vivido. Se nota que eres joven. Con los años dejas de respetar esos silencios, surgen otros matices mágicos desde una misma situación de respeto (sólo si tu delicadeza te impide ser un plasta, jajaja)

    ResponderEliminar
  4. veintiuno7/10/10 13:21

    Cuantas veces espero ese momento y después de tres largos pisos, se queda mudo. Heartguitar, nos has hecho subir a todos en el ascensor y eso es por que lo has relatado bien.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuántas veces llegaría yo a enamorarme en el metro y suspiraría cuando ella se bajaba en una parada! Yo pensaba... hasta nunca. Buen micro.

    ResponderEliminar
  6. @gabrielpalafox
    Ja ja, la dirección te la daría si la recordase, pero tengo una memoria fatal. Gracias por tu comentario y tu valoración.

    ResponderEliminar
  7. @juanxxi

    Eso que dices de las comas y los puntos es interesante. Para mí tienen un valor expresivo, más que normativo. He leído textos con muchas comas (Roberto Bolaño) y textos con muchos puntos (Celine)y no sé cuál prefiero.

    ResponderEliminar
  8. @papelylápiz

    Gracias por lo de joven y por lo de magnífica descripción. Todos tenemos la edad del corazón y no la del carnet de identidad ¿No dicen eso?

    ResponderEliminar
  9. @veintiuno

    Muy amable, 21. Quizá debería haber puesto un cartel en el ascensor indicando que el aforo estaba completo, ja ja. Dos es compañía, tres es multitud.

    ResponderEliminar
  10. @Hank

    Hola Hank; me parece que Truffaut se lo hace decir a un personaje en una de sus películas. No recuerdo si la "Novia vestida de negro" o "El amante del amor". Cada vez que va en el metro piensa en la posibilidad de que se quede detenido y él pueda intimar con alguna viajera atractiva.

    ResponderEliminar