sábado, 2 de octubre de 2010

decisiones

Entre temeroso y sorprendido. Acababa de recordar parte de su vida hundido en aquel sofá, que fue testigo mudo en tardes de chasquidos de vida, risas envueltas en sudor y gemidos de almíbar. En sus manos, cientos de cartas de otras épocas, salidas de historias en las que ahora no se reconocía. Pensó en que hubiera pasado si el hubiera hecho ese viaje; recordó cuando dijo no, cuando quería decir siempre. Las juntó todas y las puso junto a la basura. Nunca volvería a escarbar en los armarios.

21


3 comentarios:

  1. Me gusta, veintiuno, refleja una situación en la que es fácil reconocerse.

    ResponderEliminar
  2. Y lo que da de sí un sofá... si algunos hablasen... El final me resultó triste pero me quedo con "tardes de chasquidos de vida, risas envueltas en sudor y gemidos de almíbar" todo un cóctel dificil de superar.

    ResponderEliminar
  3. veintiuno6/10/10 21:27

    @Vanadis
    Es complicado cambiar de sofá cuando este lo necesita, ya que es como si nos desprendiéramos de una parte de nuestra historia personal. Testigo mudo siempre de ratos buenos y de no tan buenos. Hay también me corté.... es un micro, no podía gastar más palabras en describir una pasión. Pero lo has cogido, como siempre, al instante. Gracias Vanadis.

    ResponderEliminar