jueves, 28 de octubre de 2010

Frivolidades

Dos farolas, discutían a altas horas de la madrugada. Como sus creadores, se afanaban en demostrar cual era más útil y admirada. La pequeña, clásica, de forja, cercana al suelo; enfocaba una sombra más intima, cercana. La grande, majestuosa y futurista, proyectaba siluetas en varias dimensiones, sus tres focos, daban una perspectiva interesante aunque mucho más artificial. Un perro que pasaba por allí, zigzagueando, logro orinar en ambas bases, silenciándolas. El alba, remató; dejándolas ciegas.

21


3 comentarios:

  1. 21, un relato precioso, me ha recordado a "Dos Caracoles un día" de Juan Eugenio Hartzenbusch, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias anamaria. No lo conozco. Fumando en mi terraza, observé dos farolas de diferente tamaño y luz, encendidas. Cuando el sol salió, seguían encendidas, pero su luz era insignificante. He intentado transmitir la mediocridad, con una discusión "quijotesca", que se acabó con la salida del sol y la comparación odiosa de las capacidades que defienden algunas personas, que no merecen, ni hablar. Sinceramente, pensé en el cansino de "eskup". Saludos igualmente.

    ResponderEliminar
  3. papelylápiz29/10/10 1:08

    Un buen cuentecito con moraleja, 21.

    ResponderEliminar