sábado, 16 de octubre de 2010

Genio

Soñando acariciaste la lámpara que me contiene. Por ello concederé tu deseo de deshacerte de esa sombra que empaña tu luz y te relega a ser un paria torpe e inútil, encerrado por aquellos que se avergüenzan de ti. Relájate. Cierra los ojos. Duerme el sueño de la ignorancia y despierta con la verdad entre los labios.

Saryle


4 comentarios:

  1. papelylápiz16/10/10 21:07

    Un enfoque original de narración, Sara. Se evita el punto de vista omnisciente (que personalmente no suele gustarme) con la metáfora del genio.

    ResponderEliminar
  2. Es el mejor deseo que podría concederle nunca y este daría paso a todo lo demás. La sombra le pesa tanto, que inconscientemente busca un remedio, esta vez en forma de genio, para que le quite el peso de ser quién es.
    A veces es difícil seguir el ritmo de tus pensamientos. Para mí eso es bueno y creo que para que cualquiera que te lea, también, es lo que te hace ser tan especial.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por entenderme tan bien, veintiuno. Para que un tonto desee ser un genio (que le quiten esa sombra que le pesa) debe antes tener un momento de lucidez (acariciando la lámpara) Puede que haya que pensar mucho para entenderme, a mí me pasa lo mismo :)

    Luis, gracias también a ti por tu comentario.

    ResponderEliminar
  4. papelylápiz17/10/10 22:52

    Yo entiendo que "otros le avergüenzan a él por estar con ella", él es un tonto del culo carente de personalidad, puesto que sabe que la quiere hasta en sus sueños. Para mí, el arranque de la historia es genial, el conjunto es breve, y dice mucho de un conflicto interior y también de pareja. Así que... ¿cómo podría sustituir las 3* para darte más?

    ResponderEliminar