domingo, 3 de octubre de 2010

Germania, 12 D.C.

Se llamaba Claudio. Tenía diecisiete años. El gladio temblaba entre sus manos sudadas. La orina resbalaba por sus piernas y se diluía en un charco embarrado. Aullidos mezclados con el fragor de la tormenta. Le pareció ver brillar un rayo en la espada germana que segó su vida.

Por Hank66


4 comentarios:

  1. ¡Fuerza y honor! Me gusta, ¿por qué no le das más caña al tema? Con todo lo que sabes y lo bien que te salen, tienes para toda una serie de mr sobre el tema (¿o ya tienes la serie?)

    ResponderEliminar
  2. veintiuno3/10/10 22:14

    Coincido con mirina, Hank. Te veo vestido de romano, espada en mano y contando los relatos de tus incursiones en la Galia, Germania..... Me gusta que resaltes la edad de la víctima, dándole carácter de épica.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, muchas gracias. No, no tengo ninguna serie sobre el tema romano, aunque es una de mis grandísimas pasiones. Supongo que escribiré algo más sobre Roma. La Historia de Roma es pura aventura, villanos, héroes, traiciones, conquistas... Roma Resurgens!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Roma vincit!! Los que vamos a leer te saludamos (y esperamos que no te arrepientas), de lo contrario, tendremos que sobornarte con buen tintorro, :D

    ResponderEliminar