viernes, 1 de octubre de 2010

Guerras ajenas

No sé si regirme por mi experiencia o por mi intuición. Aunque si fallo, será otro el que rija mi destino. Inmóvil, siento aún más el bochorno que produce este sol abrasador del desierto. Me evado recordando las tardes de sofá y abandono frente al televisor, cuando las noticias y las guerras eran ajenas. Tumbado en el suelo, rodeado de minas, mi pericia es el único impedimento para que el artilugio estalle.

Saryle


6 comentarios:

  1. No es fácil combinar palabras tan dispares, buen desafío y buena resolución, saryle.

    ResponderEliminar
  2. Este relato en particular se escribió sin mi ayuda, las palabras encontraban su justo lugar. Ellas tienen el mérito.

    ResponderEliminar
  3. Tagore1231/10/10 19:09

    Me encanta. Enhorabuena. Es verdad que las palabras encuentran su lugar y escriben ellas solas el relato. Nosotros sólo somos su medio para expresarse.

    ResponderEliminar
  4. Intenso, álgido contraste... aun sigo inmóvil, paralizado disfrutando quizá mis últimos recuerdos

    ResponderEliminar
  5. veintiuno1/10/10 20:40

    El relato es gramaticalmente bueno y si encima contrastas las tardes de sofá con la cruda realidad de la guerra en directo, levanta ampollas... que por otra parte vienen muy bien para recordarnos lo bien que vivimos y para cuando tengamos un "problema", sepamos valorar el real significado de esta palabra. Gracias Sara.

    ResponderEliminar
  6. cormoran2/10/10 0:07

    Solo queda saber el desenlace. Yo le haré saltar por los aires. Alguien que deja el sofá por su cruda situación actual, lo que realmente parece que busca es, o mucho dinero, o quitarse la vida. En cualquier caso el fin es el mismo.

    ResponderEliminar