viernes, 15 de octubre de 2010

La chispa del deseo

Hay días en que cuesta trabajo arrastrar a casa incluso nuestra sombra. Para colmo, al llegar, me encuentro una original nota sobre la cerradura: "te anuncio que nuestra pasión está decayendo, ruego tu colaboración para encender la chispa". Dicho y hecho, mi sombra me arrastra hasta el piso del vecino y le digo: ¡hoy estás de suerte!.
RubiadeBote

12 comentarios:

  1. papelylápiz15/10/10 19:04

    Y entonces ella quedó sorprendida de que el vecino no se doblegara a sus antojos. Pensaba que un hombre no reaccionaría así, que iría a por todas. Eso le hizo cambiar de estrategia: al día siguiente se presentó de nuevo, con una suave bata entreabierta, a pedirle sólo un ajito y una hojita de laurel...

    ResponderEliminar
  2. segundas partes nunca fueron buenas (ja ja ja) pero la primera tiene un mérito de la leche... Por cierto... estoy terminando uno (en un rato lo colgaré) que iba sobre una "rubia de bote" (lo exigía el guión, y al final, por prejuicios bobos de que no te sientieses aludida... la he hecho rubia natural... Ya lo verás. Genial trabajo el de tu micro...

    ResponderEliminar
  3. …cuando el vecino le trajo los condimentos, ella dejó caer su bata, el recorrió su desnudez desde su pelo hasta sus pies, recogió la prenda y se la dio, al tiempo que la invitaba a entrar, ella, sonriendo le dijo, la suerte solo pasa una vez, y me has dado lo que necesitaba para darle chispa a un delicioso manjar.

    ResponderEliminar
  4. papelylápiz15/10/10 19:34

    ...y sentados en el sofá pasaron un buen rato hablando de cocina, durante el cual, él advirtió una mirada que le resultó sumamente atractiva, identificando un alma gemela como la suya en soledad. Se miraron en silencio. Él dudó un momento porque estaba casada, pero se atrevió con una leve caricia en su mejilla. Así empezó todo: todo lo que ya pertenece a otra historia...

    ResponderEliminar
  5. …eso soñaba el vecino, contemplando sus insinuantes formas, mientras ella se alejaba a su piso, con la bata en la mano. Se lamentó de que la suerte, solo pasara ayer.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Juan, me animas a seguir inventando mr.

    ResponderEliminar
  7. Pero que suerte tienen las rubias!!!!!
    increibles relatos los tuyos Rubiadebote, y que continuaciones del mismo!, os poneis tanto en el papel que al leeros parece que sigo una historia en vivo, teneis gancho
    Mi máxima puntuación para ti, no sé porque no aparece lo de votar, pero te doy todas las estrellas, muuuaacc!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias preciosa, muuaaac!, aunque no me des estrellas, me encanta que te guste.

    ResponderEliminar
  9. Pues claro, si su hombre no la apreciaba, otro hombre lo haría. There's more fish in the sea, que dijo el otro.

    ResponderEliminar
  10. Ruuuuubiaaaa, Ruuuubiaaaaa. (como si te hiciese la ola) Magnifico el relato. Y me encanta como has cerrado la continuación.

    ResponderEliminar
  11. Gracias José Javier por comentar el relato....pero el mar está muy esquilmado, Jajaja

    ResponderEliminar
  12. La continuación, sin la corresponsabilidad de la magnifica aportación de papelylápiz, habría sido imposible.
    Muchas gracias por leerme con tanta benevolencia y aprecio.

    ResponderEliminar