jueves, 7 de octubre de 2010

La memoria en sus manos (saryle)

Sus ojos, seniles y sabios, se ocultaban tras sus párpados caídos. Sentado apenas en el borde de la silla, cuidaba de sus inventos tanto como descuidaba su aspecto. Era el típico profesor retirado, sumido en enigmas irresolubles. De sus manos se escurría su último artilugio, un híbrido entre medusa y esponja, surcado de conexiones y cables. Lo había creado para sustituir a su cerebro, aquejado de un mal que deshacía la memoria. En sus manos sujetaba su ingenio y no recordaba para qué servía.

4 comentarios:

  1. ¡Bien! Muy bueno, Saryle. Un viejo profesor, la memoria... una buena reflexión sobre el envejecimiento. Grna micro.

    ResponderEliminar
  2. "...un híbrido entre medusa y esponja", genial saryle, una excelente descripción del cerebro, sea natural o artificial, pienso también que es muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. Tagore1238/10/10 11:23

    ..."En sus manos sujetaba el ingenio y no recordaba para qué servia". Ese alemán loco que posee las mentes de nuestros mayores y que les priva de su reciente pasado. Un bello relato para una fea y dura, durisima, enfermedad.

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja,ja,ja Por cierto ¿De que me río?

    ResponderEliminar