martes, 26 de octubre de 2010

Profesional

Algunos lloran, se retuercen, gritan, convulsionan... Llevo 14 años utilizando la electricidad como tortura y nunca ninguna persona reacciona igual. Es curioso lo del ser humano y sus reacciones. Al final la mayoría habla, aunque alguno se me ha muerto, sobre todo cuando empecé, es difícil saber donde está el límite. Pero no te preocupes, tu tienes cara de hablador.

cormoran


3 comentarios:

  1. ¿Eres cormorán o cororan? De cualquier manera, fantástico relato. Tiene suerte el hablador de que le toque un profesional con experiencia...

    ResponderEliminar
  2. papelylápiz26/10/10 20:16

    Haces que me imagine al torturador; y al torturado hablando antes de la primera descarga.

    ResponderEliminar
  3. Sara, gracias por cambiar el autor. Tu siempre cuidando hasta el más mínimo detalle. ¡Eres única!
    Gracias papelylapiz, yo, por si las moscas, no dejaría de hablar ni para coger aire al respirar.

    ResponderEliminar