lunes, 25 de octubre de 2010

Silencio roto

El sonido del timbre rasgó el pesaroso silencio que me acompañaba desde hacía ya demasiado tiempo.

Me levanté del sofá temblorosa; a cada paso que daba, surgía una duda y a cada duda, un miedo nuevo.

La mirilla me devolvió la imagen deformada de su rostro hosco.

Era el pasado, que venía, una noche más a recuperar el tiempo perdido.


Cronopio


1 comentario:

  1. papelylápiz25/10/10 23:20

    Una buena representación del miedo del personaje, Cronopio.

    ResponderEliminar