domingo, 24 de octubre de 2010

Troll

El abuelo se levantó y caminó por la casa, sintiendo el cosquilleo del frío y la soledad trepando por sus tobillos. No sabía qué día era. Con las manos temblorosas, torturado por las pesadillas, encendió el ordenador y rezó para encontrar algún enemigo. Los días son tan largos...

Por Hank66


7 comentarios:

  1. y los calcetines tan cortos que al anochecer no llegan a tapar sus pantorrillas amorfas.Por eso se ralame ante la pantalla...A ver, a ver...qué palomo o paloma se asomaron...A ver , a ver..con quien podré ir enteteniendo mi vida vacia...

    ResponderEliminar
  2. papelylápiz24/10/10 12:19

    Hank66, estupendo y breve, muy bueno. Luego está el contenido del reverso: esa "vida vacía" que comenta Aldaba, no tanto debido a su vaciado interior como su vaciado social. Es una pena que releguemos a la nada a los que mejor podrían aportar su experiencia.

    ResponderEliminar
  3. damadeltablero24/10/10 14:04

    En cada momento de la vida, tienes que luchar por llegar o mantenerte en tu puesto. No es fácil la adolescencia, ni la maternidad, ni, por descontado la vejez. La etapa más cruel, ya que te pilla muy mermada fisicamente. Por eso me gusta ese abuelo, que se busca una pasión para encontrar el motivo por el qué vivir. Amigo o enemigo...qué más da. Buenísimo el micro.

    ResponderEliminar
  4. ahora, mientras veo Los Otros, caigo en que tu viejo del relato tiene la misisón de asustar de un fantasma... ya ha muerto un poco...
    Buen micro

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con la relación que mantiene el abuelo con sus "enemigos" imaginarios, a través del ordenador que de cualquier forma le mantiene con vida, en medio de una soledad perfectamente plasmada.

    ResponderEliminar
  6. No sé por qué, me recuerda a un personaje de Eskup.... quizás no en la edad, pero sí, en el comportamiento.

    ResponderEliminar
  7. Ah... anxel4... qué será de él. Anxelito...

    ResponderEliminar