viernes, 8 de octubre de 2010

Una Llama especial (Anamaria)

Buelito! qué es la vida?, el anciano abrió los ojos y desde su cama le dijo: corre a la escuela, a tu vuelta hablaremos.A las 5 apresuró el paso, irrumpió en la habitación sin ventana, una vela ardia sobre una banqueta antigua-¿qué es?-mira la vela, le dijo,se apagaba buelito!-así es, como la vida, pequeña.La llama peleaba por instinto aun sabiendo que ganaría la muerte, de repente todo oscuro, un silencio y el anciano sorprendido por la conformidad de la niña, pregunta-¿qué haces?-Te miro......

7 comentarios:

  1. tagore1238/10/10 13:47

    ¿Quién eres?

    ResponderEliminar
  2. se me olvidó poner el nombre, disculpad!! hola Tagore 123

    ResponderEliminar
  3. No dije nada esta mañana, anamaria porque no sabía que era tuyo y no me gusta comentar mr anónimos, pero me pareció todo él, una metáfora tierna y muy hermosa, sobre todo por lo de "buelito". Pero por fa, no te olvides que en español, admiración e interrogación abren y cierran, no, no, no te faltan, tienes tres puntitos extras en los suspensivos finales, (no te enfades, ¿eh?), ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias mirina, ¿cómo me voy a enfadar por tus consejos? omito abrir signos de interrogación, admiración etec... lo mismo que dejar a veces espacios después de comas por ahorrar caracteres y sin querer se puede convertir en costumbre, un saludo mirina

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Mirina, esos errores de escritura...jajaja.

    En cambio, cuando se habla no son errores, y he tenido la impresión al leerte que en vez de escribir nos hablabas. Y eso es muy difícil de conseguir. ¡Enhorabuena!.

    Y la sabiduría-ingenuidad del Buelito, y la ingenuidad-intuición de la niña, están perfectamente descrita.

    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rubia, trataré de corregir esos errores, que me escucharas en vez de leerme, eso me ha gustado, un saludo ¡¡preciosa!!

    ResponderEliminar
  7. anamaria, a veces los sentimientos tan sencillos y tan puros como los que nos trasmites entre un nieto y un abuelo, son tan intuitivos, que los ojos de ambos hablan sin escribir y las enseñanzas de los que terminan a los que están empezando no se olvidan nunca. Me has recordado a Jose Luis Sampedro en "La Sonrisa Etrusca" y eso es mucho....

    ResponderEliminar