jueves, 4 de noviembre de 2010

Con toda sinceridad

Nadie me ha gustado tanto como tú. Nadie. No me cansaba de mirarte. Esa sonrisa tuya tenía el poder de deshacerme, literalmente. Sin embargo, ahora, no te encuentro la gracia ni queriendo. No estamos pasando una crisis, es una catarsis. Nadie es culpable. Es simple, tu tempo y el mío ya no coinciden. No hay ritmo, no hay cadencia, ni armonía posible. Juntos, desafinamos. Es momento de buscar nuevos duetos que nos lleven a seguir disfrutando del swing…

Damadeltablero


3 comentarios:

  1. Donde hay, siempre queda. Bien es cierto, que buscar soluciones en forma de alimento, es música para el alma. Me gusta, Damadeltablero, el relato y el tema que has tocado.

    ResponderEliminar
  2. Nuevos duetos, disfrutar del swing, otras parejas... ¿De qué se habla en una pareja después de un intercambio de parejas? Qué silencios de no saber que decirse.

    ResponderEliminar
  3. damadeltablero5/11/10 18:40

    @alsquare
    Es interesante tu interpretación. No había pensado esa línea de desarrollo. Era una simple ruptura de pareja. ¿No sabrán qué decirse? Es posible. O sí, y vuelven a reír juntos.

    ResponderEliminar