miércoles, 17 de noviembre de 2010

Ogro

Lo tildaban de necio por su aislamiento,su fealdad le había llevado a recorrer las calles más peligrosas sin que ningún maleante se atreviera a atacarle.Pateo una lata del camino, también fea,abollada y solitaria.Como él.En el parque las hojas amarillas alfombraban la arena. Se asomó a la fuente y quiso acabar con aquella imagen que detestaba.A todos les pareció estrambótico verle beber toda el agua del ornamentado recipiente,ávidamente,como si se tratara de un dulce y aromático chocolate.

Tagore123


5 comentarios:

  1. Bella historia y bien contada, Tagore. Me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sara. No estaba segura de que se entendiera, porque me he empeñado en meter todas las palabras y he llegado a pensar que se perdía un poco el hilo con las descripciones. Pero me animas. No sabes lo que me alegra que te guste.

    ResponderEliminar
  3. damadeltablero17/11/10 21:16

    No se pierde el hilo, en ningún momento. Bien contada, Tagore. Te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Me ha despertado ternura, mucha ternura para ese Ogro Tagore, las palabras las has utilizado de una forma tan evidente y sutil a la vez que sino leo que lo has hecho lo pasaría por alto, porque leyendote consigues que se visualice la escena, me sumerjo en la historia y olvido la semántica, y gracia a ti creo que acabo de descubrir algo que se me escapaba en el relato de la Rubiadebote. Preciso relato Tagore!!

    ResponderEliminar
  5. Anamaria, Damadeltablero, gracias a las dos. Como ya he dicho tenía mis dudas. Asi que es una alegría que os guste. ¿Sabes Anamaria? a mi me pasó lo mismo, sentí ternura hacia ese ogro que mi teclado estaba describiendo. Reviví el mito de la bella y la bestia. Pero preferí quedarme con la bestia, al fin y al cabo, la bella tiene muchos fans.

    ResponderEliminar