sábado, 6 de noviembre de 2010

Silencios

Guardo silencio para que no contaminen mis pensamientos, para que las palabras no reinterpreten mi sentir. No quiero connotaciones ajenas, no las necesito. Esbozo sonrisas de amistad como respuesta a tus preguntas. Ahora podré sufrir tu ataque o tu adiós, pero mi silencio, mi sentir, quedará conmigo.

cormoran


6 comentarios:

  1. El silencio, a veces, es el mejor verbo expresado. Permite escuchar, aprender de las palabras de otra/a. Si encima va acompañado de un comportamiento honrado y maduro. No hay ningún ruido o palabra que turbe su camino.
    Este es especialmente bueno, Luis Cormorán.

    ResponderEliminar
  2. Ah, el silencio, el silencio... De lo único que somos realmente dueños es de nuestros silencios.
    Por ello, son nuestra arma más letal, tanto de defensa como de ataque, con la que más daño hacemos. Y más en el amor como tú, Cormorán, expones en tu mr. muy acertadamente.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta este relato, Cormorán. El silencio nos pertenece, guarda nuestra inspiración y sabiduría.
    Acabo de reparar en que usaste todas las palabras. Están tan bien integradas que no se nota. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es un bello relato, cormo, íntimo y tal vez un poco triste, pero como dice Saryle, está tan bien hecho, que ni se notan las palabras "guía", enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestros comentarios. Espero poder, en algun momento, poder comentar los vuestros, pero últimamente.....

    ResponderEliminar
  6. Tagore1237/11/10 20:09

    ´¿Estás triste Cormorán? Me preocupa un poco eso de "Espero poder, en algun momento, comentar los vuestros, pero ultimamente....". Creo que en este relato has dejado un jiróncito de alma. Es muy hermoso y refleja tristeza. Perdóname si a lo mejor malinterpreto lo que pones, pero juraría que también refleja una gota de soberbia, que a veces viene bien para el propio ego. Sea cual sea el "mal" que te oprime, un abrazo compañero de blog.

    ResponderEliminar