martes, 7 de diciembre de 2010

Sin recuerdos

La enfermedad avanza sin cesar y está acabando con mi memoria. Intuyo que no tardaré en perderla por completo: apenas si recuerdo ya mi nombre. ¿Qué será de mí?... Al encontrarme frente a un diario y con un bolígrafo en la mano, decido continuar un apunte que alguien ha dejado inacabado. Qué curioso, tampoco yo recuerdo mi nombre.

hawk


3 comentarios:

  1. Interesante (y doloroso) relato sin fin, hawk, muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. damadeltablero7/12/10 21:32

    Reflejar en un micro, el pozo negro en el que te sume y para siempre, esa enfermedad tiene mucho mérito. Estupendo, hawk.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado, hawk. Muy bien relatada esa triste pérdida de recuerdos y de la propia identidad.

    ResponderEliminar