martes, 25 de enero de 2011

07:30 a.m. Línea urbana-55

Las calles son sometidas al rigor del invierno más extremo. Los escasos viandantes avanzan heroicos, pertrechados como nunca.
Aquí, en el transporte urbano, apretujados, nos agarramos al firme como gárgolas en deshielo, que cobrando vida, percibimos miradas esquivas de anónimos semblantes. Empieza un juego de símbolos con peligrosos acercamientos e imposibles huídas. Mis manos aferran mi cuerpo, despiertan pudores, al rozarse contigo... y también contigo. Tu sonrisa me da calor. Hola.

21

Blogged with MessageDance using Gmail

2 comentarios:

  1. Cormoran27/1/11 9:19

    En el ritual de la monotonía diaria, buscamos la aventura. En ese tiempo entre que haceres, tratamos de ser más humanos y soñamos con heroicidades de como nos gustaría que fuesen las cosas. Hay quienes, osados, lo llevan a la práctica y consiguen ser un poco más lo que realmente son. Todos deberíamos ser más osados.

    ResponderEliminar
  2. @Cormoran
    La imaginación es uno de nuestros mayores patrimonios. Con el profundo respeto hacia los/as demás, tenemos la obligación vital de aderezar nuestro día a día con la mayor valentía y disposición posibles. Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar