domingo, 2 de enero de 2011

Cacería

Se acercaba a toda velocidad. Más que verla, la olió. Inenarrable, ese tufo casi sólido, que desprendía. Qué ironía que lo llamen perfume. El sonido de sus tacones le dio una pista de su velocidad. Era inminente su llegada.Un canto de sirena parecía convocarlas hasta esa cazadora de cuero. Vio su mano enjoyada pasar por delante de sus ojos. También oyó su grito al caer.- ¿Mi paraguas la hizo tropezar? ¡Qué fatalidad!- Lo explicaba con su mirada más dulce, mientras se abrazaba al cuero negro

Damadeltablero

Blogged with MessageDance using Gmail

3 comentarios:

  1. En el instante que dan comienzo las rebajas, las puertas no se abren, "ceden" ante la avalancha de cazadores de gangas y tu personaje femenino da el "perfil" modelo a ese tipo de clientela. El personaje masculino, con las mismas intenciones pero con una sutilidad que le da mejores resultados. Muy gráfico, Damadeltablero. Hoy comenzaban las rebajas en Madrid y Murcia. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tengo que reconocer que en la primera lectura no lo había captado. Después de leer el comentario de Veiuntiuno, agudo, como siempre, lo he releído y me parece ezcelente: desde el título al final.

    ResponderEliminar
  3. Cormoran5/1/11 18:00

    Ja,ja,ja Gracias por el relato y a 21, que sin el no lo hubiese disfrutado.

    ResponderEliminar