martes, 1 de marzo de 2011

Foto

La imagen sigue ahí, con la insolencia de las pasiones nuevas, juventud que se enreda desenreda soberbia entre las sábanas porque total se cree eterna y aún no sabe que se va perdiendo abrazada a sonrisas mentirosas. La imagen sigue ahí, plano cenital congelando un amor arrugado, húmedo y brillante como el blanco satén, aunque perdido, como perdieron ellos ante las sorpresas de tanto tiempo transcurrido y olvidado ya, lo que un día los llevó a protagonizar aquella foto. Pero la imagen sigue ahí.

mirina

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

5 comentarios:

  1. ¡Un encuadre perfecto!
    Lo que demuestra, para contradecir al repetido tópico, que 86 palabras (el texto + "foto" + "Mirina"), exquisitamente enhebradas, pueden más que una imagen.

    ResponderEliminar
  2. Una imagen que vale una vida entera descrita bellamente, como solo tú sabes enhebrar las palabras.
    Un saludo, Mirina.

    ResponderEliminar
  3. Espectacular, Mirina. La misma juventud que inconsciente fue capturada en la foto no es tan bella como el modo en el que la describes, enredada en esas sábanas entre las que todos nos acabamos marchitando. Casi no veo tu listón de lo alto que está.

    Gracias, un placer.

    ResponderEliminar
  4. alsquare2/3/11 1:01

    Me encanta el contraste entre la quietud de la imagen, sorda, muda, detenida y la descripción inquieta y movida de toda una agitada existencia. Fantástica Mirina, soberbio retrato vital. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tagore1232/3/11 13:51

    Genial Mirina. Me encanta como juegas con el tiempo. El prensente, el pasado, ahora juntos, ahora separados... y siempre se entiende de que tiempo está la acción. Mas que fotografiar has radiografiado la historia de un matrimonio y el paso del tiempo.
    Enhorabuena. Un besazo

    ResponderEliminar