martes, 26 de abril de 2011

La despedida

Siempre me pareció que había nacido con una estrella pegada al culo, que todo le salía bien.
Mientras los demás amigos íbamos sufriendo decepciones, traspiés, enfermedades y otras reveses variados, él pasaba por la existencia como bailando, ajeno al dolor
Pero la vida es una mala zorra y no se casa con nadie, ni siquiera con él.
Por eso hoy, mientras le visito en el hospital, no me atrevo a sacar las manos de los bolsillos para que no me vea temblar, ahora que sé que ha llegado el momento de la despedida.


desasosegada

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

4 comentarios:

  1. Siempre he oído decir que en la vida o en la muerte, los seres humanos nos igualamos. Este, tú relato es triste pero me parece muy real, como la vida misma.
    Cada día te superas, Marga. Es un verdadero placer leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gabriel Palafox27/4/11 0:51

    Estoy con Veintiuno, Marga. Te estás haciendo una escritora de cuerpo entero, con una gran variedad de registros, prolífica y siempre interesante y con calidad.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho, Desasosegada, ¿pero por qué tengo la impresión de haberlo leído ya?. ¿Me equivoco, o ya lo diste de entrada hace unos meses?. En todo caso, me ha encantado leerlo, ya sea por primera o segunda vez. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Desgraciadamente Luis, no lo he he sacado del baúl.
    El amigo al que me refiero está en este momento en coma. Por una vez y sin que sirva de precedente este cuento no es un cuento, es la vida misma.

    ResponderEliminar