jueves, 19 de mayo de 2011

Cena de sabores

La macedonia de sus deseos se hizo con la fruta de ayer picada a trozos, con el agua de rosas que destiló y el azúcar de un viento libre.
El almíbar lo preparó con besos de estreno y abrazos de peluche de terciopelo malva. Lo dejó hervir dos días y reposar tres lunas y al fin hoy cena como los dioses en el cuenco de su ombligo.
Ella preparó una mousse con pétalos de margaritas y aromas de lavanda y lo sirvió en el hueco de su clavícula.
Tras cena, siguieron cenando. Sin cubiertos

Albada

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

12 comentarios:

  1. tiempos demasido dispersos

    ResponderEliminar
  2. Creo que me ha entrado hambre y me ha subido la temperatura corporal al leer este relato. ¡Yo quiero una mousse de esas! Estupendo, Albada, muy... tuyo.

    ResponderEliminar
  3. Bueo para sr tan vegetarianos, faltaba el heno y el elfalfa. El maíz endulza y la cbada es afrodisiaca.
    Pléyade

    ResponderEliminar
  4. jajaja. Gracias Hank.Seres tan carnales son omníboros. Escribiendo tuve que ir a merendar.Pero muy cutre:té de menta y canela y un donuts.Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, otra "tetera". Yo estoy escribiendo esto mientras me aprieto un té mezcla negro y verde con ciruela y canela. Digno de uno de tus relatos, o al revés... Pardiez, ahora me comería un donut también...

    ResponderEliminar
  6. Estupendo, Albada. Delicado y sugerente. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Sara y Hank. Soy fan de los donuts y una negada de la mecanografía ( poner la b y la v tan cerquita pordios), con discalculia y ahora presbicia.Un poema.
    Disfruté un montón de escribir y de merendar.
    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  8. Me parece que el único que comió (lo que se dice "comer") fue el que no puso ni ombligo ni clavícula, sólo morritos y dientes, jajaja, y la compañera comió dejándose comer. Perdón por la explicidad. Bueno, que también me apunto a la merienda ¿eh?

    ResponderEliminar
  9. Luis, lo de la merienda con té y donuts queda pendiente por mi parte. Es que comer comer...se comió poco en este cuento me temo. jajaja. Gracias por tu jocosidad
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. G.Palafox/Fco. Rodríguez Tejedor23/5/11 23:40

    Neruda despertó mis sentidos muchas veces con sus versos llenos de aromas frutales y deseos contenidos en las nobles barricas que duermen
    en las bodegas, sentidas y calmas, de la vieja naturaleza. Hoy, sin tener a Neruda a mano, se han desperezado, mis sentidos, de nuevo,y he abierto la ventana, por donde entraba todo el aroma de mayo. Y toda la sinfonía de los árboles y las plantas que gritaban, tan alto ,que era imposible no oírlos.

    ResponderEliminar
  11. ¿Puede haber mejor plato que una macedonia de deseos? Excelente cena Albada! Añadiré esta 'receta' a las que ya tengo 'guardadas' para elaborarla y saborearla como se merece. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  12. Gracias Gabriel y Vanadis.El mundo de los olores y de los deseos es un mundo que empieza a tejerse muy temprano.Desde la cuna.las nanas y las papillas.
    Tal vez por eso a todos los olores nos evocan emociones, nos despiertan atávicas sensaciones y nos invitan a abrir el baúl de los deseos.
    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar