domingo, 8 de mayo de 2011

La lápida.

El frío se acentúa día tras día. Salgo en la noche y nos busco donde compartimos guiños. No logro regresar al único lugar donde resido.
Me pierdo en la niebla y acabo frente a una lápida con mi nombre. Grito en la madrugada tu nombre, grito y grito cada vez con más terror pero no puedo oír ni mi voz . No logro despertar.

Albada

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

11 comentarios:

  1. ¡Señoras, que Halloween es en noviembre!

    ResponderEliminar
  2. Esto sí que es terrorífico, Albada. Gritar y no oír nuestra voz; pensar que todo es un sueño y no poder despertar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Uffff, cómo está el personal de macabro últimamente! Espléndido, Aldaba, romanticismo y terror a partes iguales. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Entre el vampiro, el asesino y esta alma perdida...parece que ha sido caprichoso el azar.

    ResponderEliminar
  5. Sara, tu asesino es muy hankiano.Un abrazo de vuelta

    ResponderEliminar
  6. Hombre...Gracias Hank.Me parece que vas haciendo escuela y yo voy aprendiendo

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, me sigue molando lo de "hankiano". Vamos, más que si le hubieran puesto mi nombre a una calle.

    ResponderEliminar
  8. Estimad@s: el término "hankiano" está patentado y protegido por derechos de autor. Así, pues, pasando por caja... ;-)

    ResponderEliminar
  9. Es que hankista suena muy feo . Yo creo que queda peor ;)

    ResponderEliminar
  10. Gabriel Palafox15/5/11 13:52

    Grande Albada en este escalofrío nocturno. A lo mejor ni siquiera existimos de verdad, los que nos sentimos vivos. Solo somos el eco de los sueños de los que realmente están vivos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Gabriel. Grande ese algo que se escapa y que permanece y al que hay que dejar ir.
    Somos un eco tal vez pero yo me encaramo a mi figura y con mis manos aporreo teclas o papeles desde mi corpórea existencia.
    Un abrazo a un gran compañero de baile

    ResponderEliminar