viernes, 27 de mayo de 2011

Prejuicios

Ella se acerca al coche oscilando sobre sus tacones, mientras dudo si su falda encoge o es el taimado viento de la carretera. Su sonrisa cambia en un instante por una mueca de terror al ver mi rostro por la ventanilla. Espantada se adentra en la oscuridad del bosque. Preocupado salgo tras ella. Oye mis pasos y huye gritando despavorida. Sigo su rastro, intentando advertirle del peligro. La encuentro al borde del barranco y le reitero que no le haré daño, pero ella se precipita al huir de mí. Hundiendo mi cara deforme entre mis manos lloro mi infortunio.

Saryle



Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

5 comentarios:

  1. Temática de "bellas y monstruos", con la infelicidad desde el comienzo hasta el fin. Qué pena que al típico maltratador no se le ponga una cara así para ser reconocido, pues el personaje de relato parecía ir con buena intención.

    ResponderEliminar
  2. El personaje es un pobre hombre que piensa que "pagando" al menos podrá recibir algo de afecto a pesar de su deformidad. Pero el miedo y los prejuicios a todos nos afectan, y en esa situación es difícil imaginar buenas intenciones, aunque las haya. Gracias por tu comentario, Luis. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gabriel Palafox28/5/11 22:37

    Demoledor relato sobre el mundo actual de apariencias y falta de tiempo para escuchar al prójimo. Original y bien hecho como siempre, Sara.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, Sara, aterrador y conmovedor al mismo tiempo. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  5. Soy yo, Sara Lew. Disculpad, pero es la única forma en que Blogger me deja comentar.

    Gracias Gabriel por tu comentario. Este mundo de espejos es difícil para alguien que no quiere mirarse en ellos.
    Gracias Hank. Es aterrador, aunque más que de miedo es un relato sobre el miedo y sus consecuencias.

    Abrazos para ambos.

    ResponderEliminar