lunes, 16 de mayo de 2011

¡Revolución!

El Rey y la Reina oprimían a sus súbditos hasta límites inhumanos. Los mataban de hambre, los enviaban a morir por miles en guerras estúpidas, los esquilmaban con impuestos... No obstante, el amor que le negaban a su pueblo se lo entregaban el uno al otro. Se amaban con locura. Por eso, tras la Revolución, los rebeldes, humanos al fin y al cabo, cumplieron su última voluntad: ser enterrados juntos. Aunque, claro, hubo quien dudó: "igual se referían a enterrarlos juntos después de muertos..."

Hank66

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

3 comentarios:

  1. Gabriel Palafox16/5/11 19:33

    Hank en estado puro. Ocurrente, divertido y aterrador.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja.Es tan hankiano tu final...Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por estas historias que provocan la sonrisa ;-)

    ResponderEliminar