viernes, 20 de mayo de 2011

Silencios

No hay mejor silencio que el que transcurre serenamente entre dos personas que se quieren.
Pero aquel día no era ese el caso. Mi silencio era crispado, sabía que cuando lo rompiera, nuestro mundo explotaría como una pompa de jabón.
"Tengo que marcharme" dije simplemente, me miraste con los ojos más tristes del mundo y comprendí que lo esperabas.
Me marché a comerme el mundo; gocé, sufrí, en definitiva viví lo mejor que supe, pero no volví a encontrar a nadie con quién compartir mis silencios.



desasosegada

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

5 comentarios:

  1. Henriette20/5/11 15:31

    Se me corta el soplo al leerle.
    Qué extraña respuesta fisica me toca vivir.
    Que impacto tan fuerte el de una simple conbinacion de palabras.
    Vamos a ver!Quien le dio a usted el permiso de relatar un capitulo de mi vida sin ni siquiera avisarme...!!!
    Encantada una vez más de haberla leído.

    ResponderEliminar
  2. Siempre alguien se va a comerse el mundo y goza y sueña y sufre y vive. A veces no se encuentra con quien compartir los silencios.A veces los mejores silencios no son los compartidos. Siempre vale la pena haber dado el paso cuando la burguja de jabón ingrávida puede romperse.
    Un cordial saludo. Es muy bueno

    ResponderEliminar
  3. Entre personas que se quieren, sintonizan y se conocen bien, los silencios hablan mucho más que una larga conversación. Gran verdad. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Henriette21/5/11 10:25

    En el silencio, se percibe lo esencial. Ciertas veces, este tiene el mismo dulzor que el agua cuando desaltera. Asi que guardemos silencio y escuchemos...

    ResponderEliminar
  5. @Henriette
    Es cierto, Henriette, a veces lee uno algo que refleja nuestra experiencia, es como si un ladrón hubiera entrado en nuestra memoría y la hubiera hecho públic.

    ResponderEliminar