martes, 28 de junio de 2011

Sin dirección

No recordaba en qué momento preciso había tomado aquella bocacalle.

Seguramente habría sido una de esas cosas que se hacen sin pensar en itinerarios ni posibles consecuencias fatales.

Obviamente, se perdió. Y le costó escapar de aquel laberinto de callejas ciegas.

A pesar de los letreros.

A pesar de los espejos.

Cronopio

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

1 comentario:

  1. Cortaziano y bonito (aquí también).

    ResponderEliminar