viernes, 26 de agosto de 2011

Un aire de familia

Acudo con frecuencia a una playa familiar.
Hay aquí y allá grupos de chanclas de todo número y color, que corresponden a un árbol genealógico completo, con sus ramas políticas adyacentes. Por unos días conviven en alegre (o no) armonía (o no).
Paseo tras una de esas familias y les observo las piernas, si, sí... las piernas.
Son idénticas; entre las espigadas de la joven y las azuladas de la abuela sólo hay una diferencia, el tiempo.
Sobrecoge pensar podemos adivinar el futuro, sólo hay que mirar y esperar.


desasosegada

Blogged with MessageDance using Gmail Reply On Twitter

1 comentario:

  1. Gabriel Palafox27/8/11 19:48

    Sí, cuando las barbas de tu vecino veas pelar..., pero mucho mejor contado, claro.

    ResponderEliminar