sábado, 3 de septiembre de 2011

Alma perdida

Fina luna de septiembre en cuarto creciente, dos sombras se abrazan con ella en el medio.
Se baja ella, se elevan ellos, dos almas perdidas, fundidas, en el cielo.
Una tenía que ser la mia, la otra misterio.


Pléyade

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

2 comentarios:

  1. Y de pronto un día caes en la cuenta de que ese misterio ya se resolvió, felizmente.Me ha gustado Pléyade.Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/9/11 16:20

    Gracias por tu comentaro. Para mi cuando un misterio queda resuelto, deja de serlo. Infelizmente, sigue siéndolo.
    Pléyade

    ResponderEliminar