viernes, 28 de octubre de 2011

The end

Cuando acepté desplazarme a este confín del universo, sabía que antes o después, el reabastecimiento no llegaría a tiempo, y los víveres se acabarían.

Lo sabía.
 
Mientras ultimo los preparativos para mi adiós definitivo, y para espantar los últimos restos de miedo húmedo, apuro las postreras gotas de oxígeno charlando amigablemente con los fantasmas.

Con los de fuera y con los de dentro.

Cronopio

1 comentario:

  1. nuestros sabios fantasmas. Habla con ellos, te escucharán.

    ResponderEliminar