viernes, 24 de febrero de 2012

MiMisha

Posé mi mirada en sus enormes y luminosos ojos, mientras la acariciaba amorosamente, pensando si no estaría siendo excesivamente complaciente con ella, impidiendo con mi fuerte instinto maternal el desarrollo de su espíritu competitivo, de su capacidad de pelear por su supervivencia y llevar una vida independiente en estos difíciles tiempos.

Se atusó sus enhiestas vibrisas y, runruneando de placer, de un certero zarpazo me desfiguró.


3 comentarios:

  1. Lo que son la gatas...
    Opino que para cinco estrella, hay dos terminaciones en "mente y una en "ente" demasiado juntas.

    De todas manreas, ameno y sorpresivo. Con afecto...Arena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo28/2/12 9:45

      Impresionante, el arrojo sin sonrojo de los incapaces.

      Eliminar
    2. Eso es aceptar el análisis con razonamiento maduro. Que sabes tu de la capcidad de nadie?
      Al opinar , en el sentido que sea, es por que se han pasado evaluaciones por gente mas capacitada que tu, sin cara ni nombre.

      Eliminar