jueves, 29 de marzo de 2012

Dos caminos

Cinco años de lucha, lagrimas, miedo y mentiras. Viviendo un sueño del que siempre quise despertar y ver que era solo una pesadilla. Pero no, todo seguía igual.
Había dos caminos, dos mundos, ambos diferentes y a la vez entrelazados en una misma dirección , la cual me arrastraba y me llevaba al abismo de la desesperación.
Me sentí como la madre justicia, tenia a un lado de la balanza el mal y en el otro el bien.
El corazón gritaba por ir hacia el camino incorrecto, el cual me haría caer en un declive emocional y personal. Pero la razón me llamaba hacía el bien.
Difícil decisión, cuando quien manda es el corazón. Pero está llega cuando menos te lo esperas.
Un golpe mal dado, una palabra, que como una daga de afilada hoja se te clava en lo más profundo de tu ser, una falta de respeto, pero no hacia tu persona si no contra el ser que una madre más ama. En ese momento abres los ojos y te das cuenta que no merece la pena seguir así, aguantando , esperando que cambie, que deje de beber , que vuelva a ser la persona maravillosa que creías conocer. La persona por lo que diste todo y más . A la que le tendiste la mano una y otra vez para que saliera de ese infierno, y nunca conseguiste nada porque esa persona nunca quiso realmente curarse. A la que justificabas su comportamiento echándole la culpa al alcohol, creyéndote en todo momento que eso no te lo diría si estuviera sereno. Buscando mil excusas para no abandonarlo , pensando que sin el no podrías seguir viviendo. Pero todo terminó cuando el la raya cruzo.
Así que al final el bien venció y con el tiempo cada uno su camino siguió, ganando por supuesto el amor.
Folerpa

2 comentarios:

  1. Anónimo30/3/12 9:44

    Solemos escribir con 500 caracteres, gracias por compartir con nosotors tu relato.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/4/12 16:16

    Sólo las mujeres valientes son capaces de tomar esa decisión, te felicito y te deseo lo mejor.Un biquiño desde Galicia

    ResponderEliminar