miércoles, 18 de abril de 2012

Un libro cualquiera

En el preciso instante en se abrió el libro por la página buscada, ya había reunido en su mano izquierda cinco dudas, dos certezas y una esperanza marchita. Contuvo el aliento unos instantes, miró de refilón, confirmó que la página seguía siendo la 254 y que, en efecto, se había apeado del argumento.

El tomo de otro libro cualquiera la invitó a entrar.

Albada

5 comentarios:

  1. Dejo el punto, marcando la página y empezó a buscar un argumento alternativo, en un libro que se ofreció gozoso.

    ResponderEliminar
  2. damadeltablero18/4/12 22:34

    Sencillez y maestría. Un placer leerte, Aldaba.

    ResponderEliminar
  3. Alfred y damadeltablero...gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Comenzó el otro libro y pronto se apeó del argumento de su vida. La trama le resultaba mucho más interesante que sus dudas e incluso sus certezas.
    Buen micro, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos libros que te atrapan suelen resultar sin duda más interesantes que la propia vida.
      Como sólo tenemos una (que yo sepa), y de un único color y título en el lomo, veo imprescindible leerla cuidadosamente, sin saltarse una sola página.
      Y disfrutar de cada párrafo, de cada palabra , de cada letra y de cada silencio.

      Un abrazo.

      Eliminar