miércoles, 30 de mayo de 2012

PAUSA

Un tiovivo de colores, me traza como un punto indefinido; en una trayectoria errática, sin delatora traza de gases que queden atrás. Como subrayado de nubes delineadas. El anochecer enlentece el carrusel que se alimentade luz. Quedo supendido con un transfondo de noche que no logra oscuridad. Que camufla mi existencia. Que alimenta mi vivir. Que prepara mi retorno.Que me permite seguir. Que el negro no tenga tiempo de marchitarme por fín. No es ceguera necesaria. Es descanso, para mi.

Anónimo.

4 comentarios:

  1. Tu personaje parece moverse entre un aire que le empuja a salir y un gris marengo que le retiene.

    Un bello texto, que se ilumina levemente, con el tiempo en que el negro no tenga tiempo de marchitarse.

    Un saludo, Anónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albada por tus comentario.
      En realidad, lo que personalmente quiero, es que no me marchite a mi ese negro.

      Eliminar
  2. Anónimo1/6/12 12:42

    El negro no marchita. Hace volver más blanco.
    Apio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/6/12 4:33

      No es mi experiencia. Pero supongo su opiníón cargada de criterio.
      Gracias por el interrogante que me plantea.

      Eliminar