lunes, 28 de mayo de 2012

Tiempo

Inmune a la pausa: al silencio del destino.

Océano que ahoga el llanto, infinitas olas sin regocijo.

Paso acompasado, insondables tus ojos, ajenos al grito.

Tiempo, mi amor: es cuanto te pido.


2 comentarios:

  1. Bello texto. Me ha gustado.

    Un saludo, Anónimo

    ResponderEliminar