viernes, 13 de julio de 2012

Pienso luego olvido

Comienzan las vacaciones. Decidió ir ligero de equipaje. En la pequeña maleta introdujo el portátil, el ipad, dos pendrives, un bolígrafo y folios, porque la inspiración salta donde menos se espera. Añadió una recopilación de cuentos, una relectura (el maestro y Margarita de Bulgàkov) y algún que otro libro que dormía esperando su momento. Puso el coche en marcha y se dió cuenta que olvidaba la ropa, la bolsa de aseo y el ¡lugar de destino! ¿Destino? ¡No es mal lugar para escribir! country

7 comentarios:

  1. rrataplans13/7/12 22:43

    Te acompaña una de mis novelas más queridas desde mis años mozos. Me pregunto si conoces "Las 12 sillas" o "El becerro de oro", satíricas novelas (en mi modesta opinión, extraordinarias) de Ilf y Petrov, contemporáneos de Bulgákov.

    Saludos desde Es un Lugar Cosí-Cosá Para Escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco su existencia y las películas al respecto (entre ellas la de Gutiérrez Alea) pero si te soy sincero no he leído ni Las 12 sillas ni su continuación. Pero nunca es tarde si la lectura es buena. Me lo apunto.

      Saludos

      Groucho the Tracker vulgo country49

      Eliminar
  2. El destino se llamaba autopista de Andurriales. En el kilómetro 157,3. Cuando el coche, por un error en el repostado fue llenado de gasolina super95 en vez de gasóleo.
    La inspiración tenía nombre de oscuridad y grillos. Devino en una silla abandonada en el prado adyacente a la cuneta y concluyó en la mañana, viendo que la gasolinera no estaba más allá de una hora escasa. En medio de la gran nada.

    Con sus 35 folios manuscritos bajo el brazo, el mecánico de la grúa le remontó al viaje sin destino.

    Si me permites.
    Un abrzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo creerás pero la primera parte (gasolina por gasoil) ya me sucedió hace años. En este caso, el personaje del micro al menos exprimió su inspiración en tan insólito escenario, solo que olvidó los folios manuscritos en el coche grúa (igual que olvidó la ropa y la bolsa de aseo) y el mecánico ya tiene editor para la publicación del tocho.

      Un abrazo

      country49

      Eliminar
    2. Ya lo adiviné cuando en los anaqueles de la librería un lomo, " La grúa del viaje", editado por Porespamnegro S.L.Editores me brindó, desde la primera página, la oportunidad de leerte.


      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Antes del destino, se le estropeó el coche, ni una gota de agua le quedaba al pobre, que entre estertores proclamaba su incompetencia para llegar al lugar prometido. Mientras el gruista le miraba con ojos viciosos calculando el cobro en especies de sus carnes prietas, dado que con tan poco equipaje para pasar las vacaciones, muy generoso en propinas no iba a ser.

    ResponderEliminar
  4. Salir sin destino es un destino que siempre me ha tentado: en la estación, coger el primer tren que salga, al llegar el primer hotel que encuentre y allí sentarme frente a la ventana del bar y elegir una historia ...

    ResponderEliminar