jueves, 13 de septiembre de 2012

Cerrando etapas

Dejó trabado el resquicio de la memoria. 
Hizo un hatillo con los jeans a punto de naufragio, la camiseta con la firma de un Federico muerto y las zapatillas de recorrer millas por caminos francos. 

Quedó desnuda, sin más ropa que su piel trémula. Añadió los recuerdos tomados por alfileres y no miró el montoncito del cuarto que no volvería a transitar.

El aire respiraba amaneceres. 

El sol prometía tonos no descritos y el reloj marcaba el segundo cero de los tiempos por vivir.

Albada

7 comentarios:

  1. Nuevas ilusiones y recuerdos como único equipaje.
    Muy bonito.
    Un saludo.
    Lagartojuancho8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una generosa lectura. La segunda incursión, tal vez sobre estilo o mejoras me hubiera encantado, pero agradezco el gesto de matizar la primera impresión, que agradezco.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Siempre, siempre, aunque a veces parezca imposible, podemos dar un golpe de timón.
    !precioso!
    Un beso. marga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre. Los imponderables, los handicaps, las enormes e ilimitadas excusas acaban por doblegarse ante la voluntad humana.
      El aire siempre trae nuevas inspiraciones que apabullan el peso de cualquier peso de paso pasado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Anónimo14/9/12 8:50

    Siento decepcionarte, la segunda entrada añadia más elogios a los ya expuestos. Tal vez no aportaran nada nuevo pues eran los restos de un duelo mantenido con Google para que en mis modestas aportaciones aparezca mi alias y no mi nombre. Perdí, y en la frustación de la derrota borré las pruebas... También sin éxito.

    Lagartojuancho8

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor Google, en su caprichoso devenir bloguero, tiene sus recovecos de ansia monopolizadora.

      En realidad, como sabes, no me llamo Albada, así que tu alias puede ser Pedro Gomez. Agradezco a Pedro o Lagartojuancho8 la lectura de la misma forma que a mi mejor amigo real.

      Gracias por lo elogios inmerecidos. Un saludo.

      Eliminar
  4. Curioso este mundo virtual que trenza imposibles lazos entre cintas que habrían recorrido paralelas su infinito camino. Pero Google como gran encantador de serpientes que es capaz de descubrir y divulgar nuestros más recónditos secretos.
    Sea cual sea tu nombre aparece tu buen gusto hasta para elegir seudónimo.

    Hasta pronto.

    Lagartojuancho8

    ResponderEliminar