martes, 4 de septiembre de 2012

Más septiembres

Era el último día de vacaciones, así que paseaba melancólica, cuando te encontré.
- ¡Que alegría! ¡Cuánto tiempo!
Encantada de encontrar disculpa para no pensar, te invité a una caña y nos enfrascamos en animada conversación.
-¿Cuál ha sido el mejor verano de tu vida? pregunté curiosa
- El verano que te conocí.
- ¿Y el peor?
sin meditar dijiste
- El que me dejaste.
- ¡Pero si fue el mismo, tramposo! reí
- Ya, es que para mí fue el único.
Un denso silencio se instaló entre nosotros y tuve que inventar una cita para huir.


desasosegada



1 comentario:

  1. Anónimo5/9/12 10:00

    Este micro señala un hecho cierto, las cosas no nos marcan igual a unos que a otros, los recuerdos sobre un mismo hecho pueden ser diametralmente opuestos, resumiendo; dos personas-dos visiones, diez personas-diez visiones.
    Me ha gustado. Un saludo.

    ResponderEliminar