sábado, 1 de septiembre de 2012

Noches

En cuanto el sol se iba, ella salía. No le gustaba la luz, hacía demasiado visibles a las cosas. El amargo hedor de la noche era lo que la devolvía a la vida. Eso, y una buena copa de whisky.
Aura gris

1 comentario:

  1. Un final redondo. Me ha hecho sonreír Aura gris.

    Un saludo.

    ResponderEliminar