martes, 19 de febrero de 2013

LUTO

Le daba miedo una abuela dura, práctica y autoritaria, educaba con la alpargata. La única vez que la vió tierna fué al chivarle la de la amiguita lo que las niñas decían: "cuando murieran las yayas se podrían de luto hasta las bragas." . Le dió un plátano a la niña, cosa que no se tenía cada día. Esto también le costó un sopapo, para hacerlo durar se lo comía chupado. Tardó años en comprender el significado. Pasadas tres de sus siete vidas cuando tiene motivos de luto, lleva bragas negras unos días.

arena

2 comentarios:

  1. ¿Es autobiográfico? ¿Su abuela de usted era dura y le pegaba con la alpargata? ¿Un día le dio un platano y en vez de comérselo a bocados chupó el platano porque eran tiempos austeros como ahora? Y por cierto, qué manera tan rara de guardar luto llevar bragas negras.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20/2/13 0:24

    La alpargaba mas que usarla la nombraba.Algun cachete caía. Los tiempos eran diferentes, se vivia bien. No hay manreas raras, cada cual tienen sur recuerdos, sus maneras.
    Todo es real, aunque puede que no precisamente autobiográfico, quien sabe...

    ResponderEliminar