viernes, 8 de marzo de 2013

Caudillo

Indolentemente, alzo mi mano para atrapar una idea al vuelo. En ese preciso instante, mil rostros se vuelven hacia mí, y sobre mí fijan sus expectantes miradas a través de un denso silencio. Intento dibujar un tímido gesto de negación. Pero sé que es demasiado tarde.



2 comentarios:

  1. Anónimo8/3/13 22:41

    Muy bueno, además de ser un verdadero microrrelato. En cuanto a los caudillos, ¿qué decir? Si hay tanta gente que los quiere y los adora y llora su muerte, habrá que que otorgar a esos caudillos alguna cualidad o virtud.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/3/13 14:00

    ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar