sábado, 23 de marzo de 2013

Era una santa

La tía Narcisa era una santa, eso no lo discutía nadie. Un ser bondadoso y apacible hasta decir basta. Pero una cosa es ser una santa en sentido figurado y otra cosa es que en las fotos su cabeza apareciese siempre rodeada de un halo, como los santos de verdad. Las fotos de la tía Narcisa parecían cuadros de Fray Angélico. Los más descreídos de la familia siempre encontraban un pretexto: que si un efecto de contraluz, que si el crepúsculo… Cuando nos congregamos en torno a su lecho de muerte hasta se habían cruzado apuestas. Al exhalar su último aliento, todos contuvimos el nuestro. Cuando empezó a elevarse sobre la cama entre acordes de pífanos y coros de serafines hubo quien se desmayó y otros caímos de rodillas. Con excepción del tío Gerardo, el ludópata de la familia, que tirando de mi manga susurró discretamente: “Toma, tus doscientos euros”. El Manco del Espanto



10 comentarios:

  1. ¿Seguro que el protagonista no se había fumado algo?

    ResponderEliminar
  2. Pues no parece, porque los euros resultaron ser de verdad. Pero eso sí, se los tuvo que gastar en Valium

    El Manco

    ResponderEliminar
  3. Es muy divertido, Manco. Congrat!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo26/3/13 0:38

    Gracias por la buena noticia. Es lo que intenta, jugar y divertir.

    El Manco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría conocer a ese tío suyo. Saludos variados de una no santa

      Eliminar
  5. Está haciendo una gira por los principales casinos del mundo y no volverá por aquí hasta que abran Eurovegas. Recuérdemelo para entonces.

    De esos saludos variados me quedo sobre todo con los menos santos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre soñé con una habitación de hotel con balcón en Montecarlo. Eurovegas se me antoja... casposo. ¿Gasta esmoquin el tío de usted?

      Eliminar
    2. Alterna el esmoquin con un tonel tapando sus vergüenzas, según le haya ido en el juego. No sé lo recomiendo, salvo si a usted le gusta el riesgo hasta ese punto, aunque eso sí, es un señor muy simpático y "bon vivant" cuando le va bien en el tablero. La ludopatía es lo que tiene.

      Eliminar
  6. Perdón, se me olvidó darle las gracias por entrar a comentar mi relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hacía falta, señor Manco. Gracias a usted por entretener.

      Eliminar